Sesión infantil con Nicolás.

Hacer una sesión infantil a veces es como correr una maratón… ¡¡pero el resultado merece tanto la pena!!

¡¡Hola!! Hoy vuelvo de nuevo con una sesión infantil.

Cuando vi llegar a mi estudio a Nicolás, con esos super ojazos azules y ese pelo con esos rizos, y esa cara y ese todo creo que tuve un flechazo!! Sólo por un momento desvié mi atención para fijarme en el pelazo de su madre, pero fue sólo un momento!! En seguida mi pequeño modelo tenía de nuevo toda mi atención!! ¡¡No me diréis que no es un amor!!

Hacer una sesión infantil siempre es un reto. Lo preparo todo con mucho cariño y espero ansiosa a que llegue la hora… Pero, ¿qué pasa cuando trabajamos con bebés y niños? Pues que pueden tener hambre, o sueño, o querer estar con mamá sin separarse, o con papá, que pueden extrañar… y a veces es necesario cambiar de idea inicial, o ganarte al niño bien antes de empezar a trabajar…Pero por suerte, normalmente, los niños lo pasan genial durante su sesión!! Es cierto que me toca jugar, correr, saltar, estornudar, bailar y hacer todo lo necesario para que así sea!! Y por supuesto, los papás y acompañantes también juegan un papel muy importante!! En el caso de Nicolás todo fue rodado y creo que las fotos hablan por sí solas y en ellas se ve cómo es realmente, sus gestos y guiños naturales. ¡¡Él lo pasó requetebien y sus padres tendrán un recuerdo precioso de su niño tal como era, disfrutando un montón!!

Muchísimas gracias a César y a Carmen de Academia CEM por permitirme conocer a vuestro peque y disfrutar de él!! Por la paciencia y por ser gente tan agradable!! Espero volver a veros pronto, con otra sesión infantil o con una de embarazo o newborn!! 😉

Y ahora sí, por fin, os presento a Nicolás!!

Cerrar menú